Ahí donde tengo el espacio para mi.

En dónde decido estratégicamente cada acción para trascender día a día.

Ahí donde me encuentro conmigo mismo.

Aquel donde me cuestiono si estoy decidiendo lo correcto. Si interactúo con las personas adecuadas. Donde me cuestiono la trascendencia de mis decisiones.

Mi ritual matutino.

La natación.

Sí. Yo también vivo en este mundo hiper acelerador igual que tú.

Sí. También tengo los mismos 1440 minutos al día igual que tú.

No forzosamente tiene que ser solo en vacaciones.

Desconéctate por un momento de todo el ruido del mundo día a día.

Nadando, corriendo, haciendo yoga, teniendo sexo genial. Como tú quieras, pero hazlo.

No te imaginas lo gratificante que es.

Te comparto el hack para lograrlo.

Sé brutalmente celoso con tu tiempo. Revisa bien en dónde lo estás poniendo.

Que tu vida no sea una sedentaria. Tu cuerpo te lo agradecerá en algunos años.

Encuéntrate a ti mismo. Aprende a apuntar en la dirección correcta.

Ten un ritual matutino, vespertino, nocturno.

Ten un ritual.