Cómo enseñar a aprender.

Como docentes, nos damos a la tarea de pararnos frente a un grupo de alumnos, leer un libro, recitar algunos hechos, escribir varios ejercicios en el pizarrón de clase, dictar y dictar y que los estudiantes atrapen mentalmente lo que puedan.

Muchas veces tratamos de enseñar solo de esa forma.

Identificar las necesidades de los alumnos no es una tarea sencilla.

En ocasiones, debemos desarrollar esa habilidad mejor que los padres mismos. Con el firme propósito de crear destrezas para la vida.

Y en estas líneas, tú y yo trataremos de trazar una ruta para mejorar la experiencia educativa.

1. Simpleza al explicar.

La capacidad de dominio de algún tema cualquier persona la puede tener.

Cualquiera.

Lo divertido comienza al momento de transmitir todo ese conocimiento.

¿Cómo lo logramos?

Poniendonos del otro lado del escritorio.

Siempre del otro lado.

Reflexionando cómo es que nosotros obtuvimos ese conocimiento que queremos transmitir.

Explicar simple y claro siempre será la diferencia.

2.- Enseña jugando.

Sí. Con juegos.

“Es que mis alumnos ya están grandes.”

¿Grandes para qué?

Al emplear recursos físicos y emocionales, los juegos nos ayudan a adquirir conocimiento de una manera natural, amena, genuina.

Cuando alguien juega muchas veces es feliz.

3.- Con tecnología.

¿Matemáticas? Math vs Zombies.

¿Inglés? Elevate.

¿Programación? Platzi.

Sea cual sea el tema que se quiera transmitir, te aseguro que alguien ya desarrolló un recurso tecnológico que puede ayudarte.